Modelos de sistemas de calefacción

En el verano o durante la epoca del año donde la temperatura es alta y predominan los ambientes cálidos es normal que prescindamos del uso y función de los sistemas de calefacción, no obstante, cuando arriban aquellas temporadas en donde las bajas temperaturas crean un ambiente gélido es necesario contar las ventajas y comodidades de la calefacción.

Para climatizar nuestro hogar de forma calidad y confortable los fabricantes y la industria de la calefacción ofrece diferentes modelos y tipos de sistemas de calefacción que varían dependiendo de la capacidad de generar calor, del combustible utilizado para la calefacción, entre otras características distintivas de cada modelo.

Saber cuál es el modelo apropiado para nuestros requerimientos puede resultar una tarea complicada, no obstante, con la información que te proporcionaremos en los siguientes párrafos podrás conocer las ventajas y los inconvenientes de cada sistema de calefacción para que puedas elegir el más apropiado.

Calefacción Eléctrica

Iniciaremos la descripción de cada uno de los tipos más famosos de calefacción con el modelo que cada día parece que destronara los clásicos modelos que generan calefacción a partir de la combustión, nos referimos por su puesto a los sistemas de calefacción eléctricos los cuales están remplazando muchas calderas y calentadores de gas u otro combustible fósil dado a la seguridad y confiabilidad de dichos sistemas.

El rendimiento de los sistemas eléctricos de calefacción ha mejorado de manera notable y exponencial en comparación con los primeros modelos de termos y calentadores eléctricos que se fabricaron, ya que actualmente dichos sistemas son capaces de generar el calor apropiado dentro del hogar consumiendo una mínima cantidad de energía eléctrica.

Otra de las bondades de los calentadores, termos y aparatos de calefacción eléctricos es la rentabilidad de dichos aparatos, ya que no necesitan ningún tipo de combustible costoso para su funcionamiento y, además, el mantenimiento que requieren los mismos es sumamente sencillo y rápido de realizar.

Calefacción de Gas

Si bien destacamos en el aparatado anterior que los sistemas eléctricos están ganando una amplia popularidad en el mercado, es innegable que el modelo por excelencia e históricamente más utilizado son los sistemas de calefacción de gas.

Para poder implementar este tipo de calefacción en el hogar es necesario disponer de las instalaciones de gas requeridas para la caldera y para la conducción del combustible y del calor, por ello, si no posees este sistema en tu hogar deberás realizar una inversión importante para incorporar dichas instalaciones en tu hogar.

A diferencia de los modelos eléctricos que solo requieren de electricidad para su optima operatividad, la calefacción que utiliza gas genera una pequeña pero importante cantidad de emisiones contaminantes provenientes de la combustión del gas, no obstante, las calderas que utilizan gas natural tienen un bajo nivel de contaminación en comparación con los aparatos y sistemas que emplean otro tipo de combustibles como el gasoil, pellets, entre otros.

Calefacción geotérmica

La calefacción por medio de sistemas geotérmicas no es tan popular como los tipos previamente descritos, sin embargo, en algunos lugares como en los Estados Unidos representa un modelo muy importante de sistema de calefacción. La calefacción geotérmica aprovecha el calor propio que emana de nuestro planeta para generar una climatización completamente natural, económica e inocua.

Como no necesita ningún tipo de combustible para producir el calor de la calefacción, los modelos geotérmicos resultan muy asequibles económicos ya que durante su operatividad supondrán un gasto dinero muy reducido para los usuarios de este sistema de calefacción.

Ahora bien, no podemos dejar de mencionar el principal problema de la calefacción geotérmica y que es el causante de que este modelo en cuestión no sea ampliamente utilizado de forma doméstica.

La gran desventaja de los sistemas geotérmicos de calefacción es la elevada y compleja inversión que se debe efectuar para la instalación de este tipo de calefacción, ya que no solo supone un elevado precio, sino que también representa una obra de gran magnitud debido a que se deben instalar conductos y módulos geotérmico debajo del hogar a una profundidad considerable.

Calefacción con biomasa

Al igual que la calefacción geotérmica que representa una forma muy natural e inocua de climatizar el ambiente dentro del domicilio, otra de las formas de aprovechar las bondades de la naturaleza para generación de calor es mediante la biomasa. Para los que aún no lo saben, la biomasa es un tipo de combustible que comprende todos aquellos desechos orgánicos que tienen el potencial de producir calor tales como leña, astillas y restos de alimentos como el hueso de las aceitunas.

Este tipo de sistema es fácil de instalar en los hogares, ya que solo consiste en una chimenea o caldera capacitada para la combustión de la biomasa, por ello es uno de los tipos de calefacción más utilizados en el país. Los detalles y aspectos desfavorable de la calefacción de tipo biomasa es la enorme cantidad de leña o en todo caso de pellets que se requieren diariamente, así como también la lentitud con la cual alcanza las temperaturas que necesitamos en la habitación.

De igual manera se debe mencionar que luego de utilizar las calderas de biomasa las mismas deben ser limpiadas y aseadas de forma preventiva ya que durante el proceso de combustión se genera una importante cantidad de hollín, cenizas y desechos.

Calefacción solar

Para concluir con el recuente de los tipos de calefacción existentes en la actualidad, debemos mencionar uno de los modelos más innovadores y que probablemente sea el más seguro y limpio del mercado, la calefacción solar.

Desde hace décadas la energía solar se ha posicionado como el recurso energético más favorable dado al nulo nivel de contaminación que produce y a la accesibilidad universal de la misma, no obstante, actualmente continúa teniendo el gran punto desfavorable que no le ha permitido consagrarse: el elevado coste de la tecnología necesaria para el aprovechamiento de la energía solar.

Obviando el elevado precio de los sistemas de calefacción solar, se debe destacar que este medio de climatización no requiere de combustibles o fuentes de energía eléctrica, puesto que para producir calor aprovecha por medio de celdas fotovoltaicas el poder de los rayos solares convirtiendo dicha energía en la calefacción que necesitamos.